Barnizado en madera: tipos de barniz, proceso de barnizado y utilidades para la restauración

Restauración de superficies de madera

El barnizado es una técnica que se utiliza dentro del sector madera para llevar a cabo la restauración de suelos, revestimientos de techos o paredes y/o mobiliario de interior o exterior. Es a través de este tratamiento que el profesional de la madera logra restablecer la apariencia inicial de la madera y por consiguiente alargar su esperanza de vida útil.

¿Cuál es el mejor barniz para madera?

La calidad del barniz es uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta a la hora de llevar a cabo la restauración de una superficie de madera. De la elección del barniz dependerá su resistencia al desgaste, a los golpes o a las ralladuras. En Parquet Llano te ofrecemos información útil sobre ciertos aspectos que debes tener en cuenta a la hora de escoger el tipo de barniz con el que restaurar tu superficie de madera.

Barniz al agua

El barniz al agua es un tipo de disolución compuesta por a sustancias acrílicas o resinosas que a diferencia de los barnices tradicionales se extiende con agua. Esta particularidad le ofrece al barniz al agua ciertas ventajas competitivas respecto a los barnices tradicionales extendidos con disolvente.

El hecho de que el barniz se extienda con agua provoca que un vez administrada la disolución y evaporada el agua del compuesto, al secarse el barniz quede visible tan solo la película de poliuretano. Esta particularidad permite por un lado que durante la aplicación del barniz no se desprendan vapores tóxicos, ni consecuentemente olores, y por otro que el tiempo de secado sea mucho más rápido respecto al de sus homólogos.

El barniz al agua ofrece una máxima protección de los suelos de madera logrando que estos no cambien su color original con el paso del tiempo. Su máxima resistencia a la abrasión, al agua y a los filtros UV del sol, facilita el mantenimiento de la estética natural de la madera, marcando la beta y ofreciendo un efecto similar al ‘poro abierto’.

Poliuretano disolvente

El poliuretano con base disolvente es un tipo de compuesto que combina múltiples disolventes orgánicos para su aplicación directa sobre superficies de madera. Este tipo de disolución ofrece un resultado más plastificado que el barniz al agua, manteniendo una estética más convencional a través de un acabado en brillo, satinado o mate.

El poliuretano al disolvente ofrece generalmente un alto grado de dureza y resistencia física y química, sobre todo ante al agua y a las grasas. Hay que tener en cuenta que este tipo de barniz no ha sido concebido para ser rebarnizado, por lo que tras un primer barnizado, el mantenimiento del suelo pasará a ser a través de una limpieza estándar con agua moderada.

Pese a ser una de las soluciones de restauración con mejor relación calidad – precio, el poliuretano con base disolvente genera una alta concentración de olores causada por su elevado grado de toxicidad. Esta circunstancia provoca la necesidad de aplicar el barniz poliuretano al disolvente en lugares en los que haya un alto grado de ventilación.

Poliuretano Urea Formol

El poliuretano con base urea formol es el tipo de compuesto más económico del mercado. Esta disolución, aunque popular en la década de los años 60,70 y 80 por su fácil aplicación y dureza, ofrece muy baja resistencia química frente al agua y la grasa. Además es un tipo de barniz altamente tóxico que lo hace desaconsejable para salvaguardar la seguridad de las personas.

El mantenimiento de este tipo de disolución supone un hándicap respecto a sus homólogos de la competencia. Por un lado al ser un material permeable se recomienda que el contacto con el agua sea el mínimo posible. Además, al igual que el poliuretano al disolvente este no permite un rebarnizado debido a sus problemas de adherencia, lo que lo convierte en una solución delicada y poco higiénica.

Aunque la aplicación del barniz con base urea formol sea más sencilla que la del barniz al agua por ejemplo, este compuesto desprende un fuerte olor que puede resultar tóxico para las personas durante su aplicación. Otros aspectos a tener en cuenta son su baja elasticidad y el amarillamiento y agrietamiento que sufre a medida que el barniz va envejeciendo.

¿Qué opciones me ofrece barnizar mi suelo de madera?

Al barnizar un suelo de madera al cliente se le abre un abanico de posibilidades añadidas aplicables sobre la superficie a restaurar. Por un lado se le brinda la posibilidad de reponer o cambiar algunas tablas o lamas concretas que estén dañadas, ya sea por su exposición a rayos UV, humedades o simplemente perjudicadas por estar en una zona concurrida de paso.

Otra opción estética para tapar grietas o ralladuras que hayan surgido entre las tablas es la del emplastecido. A través de esta solución de restauración los profesionales de la madera crean una masa con el serrín obtenido con una lija de grano medio y resinas acrílicas para restaurar el suelo de madera antes de ser barnizado.

Finalmente el teñido del parquet es otra solución de restauración para tapar posibles manchas de humedades o decoloraciones mediante tintes aplicados directamente sobre la madera. Aunque es una técnica muy popular, este proceso se supone delicado dada la dificultad técnica que requiere obtener los materiales correctos para alcanzar el matiz adecuado.

¿Cuál es el proceso de barnizado de un suelo de madera?

El proceso de barnizado de una superficie de madera se inicia con la retirada de la capa de barniz original mediante una potente máquina de pulir con lija gruesa. En caso de aplicarse el barniz sobre un suelo nuevo, este se lija de igual forma con el fin de igualar la tablilla.

Tras dos o tres pasadas con lijas más finas se logra eliminar las ralladuras e irregularidades del suelo de madera. El proceso del pulido continúa con el emplastecido, a través de una resina acrílica y serrín fino procedente del mismo lijado del piso, con el que se logra mantener la tonalidad para tapar las imperfecciones.

Una vez tapadas todas las aberturas y/o defectos de la madera se afina la madera con una o dos lijas de granos mas finos de 80, 100 o 120. A continuación se aplica una mano de imprimación y dos manos de acabado. Llegados a este punto hay que tener en cuenta que el suelo barnizado no puede ser pisado antes de las 24 horas, ni por consiguiente mover muebles durante al menos las siguientes tres semanas en las que el barniz se estará curando.

¿Necesitas más información para llevar a cabo tu proyecto? No dudes en ponerte en contacto con Parquet Llano y disfrutar de nuestra asesoría técnica individualizada. Queremos ayudarte a hacer posible tu diseño ideal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar