Diferencias entre suelo de parquet, parquet flotante, parquet encolado, tarimas y suelo laminado

diferencias entre suelo de parquet, parquet encolado, parquet flotante, tarimas y suelos laminados

Muchos clientes nos piden asesoramiento técnico a la hora de escoger el tipo de pavimento que mejor puede llegar a adaptarse a las necesidades de su proyecto. Resulta común sin embargo que otros tantos usuarios se decanten por uno u otro teniendo en consideración solamente el diseño de los mismos. Omitir las particularidades a las que va a estar sometido un suelo a lo largo de su vida útil es un error que puede resultar muy costoso a medio plazo. Es por esta razón que desde Parquet Llano hemos tomado la consideración de escribir este post didáctico que sirva como guía para nuestros clientes.

¿Qué es el suelo de parquet?

El suelo de parquet es un tipo de pavimento que contiene una capa de uso de madera noble o de madera maciza de más de 2,5 mm de grosor. Dentro de este tipo de suelo de madera natural, podemos destacar tres grandes familias: el parquet encolado tipo tablilla, el parquet flotante y las tarimas.

¿Qué es el parquet encolado?

El parquet encolado, conocido también como parquet de tablilla o lamparquet, es un tipo de suelo de parquet con largos de entre 15 y 30 cm y anchos de entre 4 y 6 cm. La instalación en encolado utilizado en este suelo de madera es llevado a cabo a través de un adhesivo seleccionado, a criterio del instalador, teniendo en cuenta el tipo de superficie sobre la cuál se colocará el parquet encolado tipo tablilla.

Otro tipo de parquet encolado es el de gran formato, donde los largos oscilan entre 35 y 50 cm y los anchos entre 6 y 9 cm.

El suelo de parquet es uno de los pavimentos de madera más duraderos del mercado llevando a cabo un mantenimiento adecuado. Las variaciones que este tipo de suelo de madera natural puede sufrir debido a alteraciones en la temperatura, altos niveles de humedad o marcas de desgaste, pueden ser fácilmente restauradas por profesionales de la madera a través del pulido, el lijado y el barnizado de la madera. De esta forma se puede lograr restablecer las propiedades originales del suelo y por consiguiente alargar su esperanza de vida por varios años más.

Dentro de este grupo de pavimentos podemos encontrar diseños clásicos como la espiga o doble espiga, dameros, punta Hungría, o incluso losetas tipo mosaico que resaltan ciertos dibujos.

¿Qué es el parquet flotante?

El parquet flotante es un tipo de pavimento colocado mediante lamas de madera dotadas de un sistema machihembrado o sistema de clicks. Gracias a la dilatación perimetral y a la unión entre tablas este suelo de madera no requiere ir clavado o pegado al suelo. El parquet flotante también conocido como multicapa, está compuesto por normal general de una capa de madera noble barnizada o aceitada, una capa intermedia tipo alistonada o apersianada, formada por varios listones cruzados de madera; y una contracara de madera conífera maciza de pino, abeto, etc..

En los últimos años se está trabajando además con una capa intermedia de tablero tipo fenólico, la cual está dando muy buenos resultados en la mayoría de marcas. Finalmente una última opción sería la capa intermedia de HDF, un sistema por el que están apostando también muchos fabricantes.

En los últimos años han emergido nuevos modelos de colas para fijar y evitar el desplazamiento del parquet flotantes en el suelo, como polímeros o silano modificado. Además de estabilidad, el encolado de estos pavimentos flotantes favorece su aislamiento acústico, logrando que este cubra en su totalidad el espacio entre el sustrato y el propio parquet. Una opción añadida sería colocarlo flotante con aislamiento acústico, evitando la necesidad de adherirse mediante cola al suelo.

Popularmente el concepto de parquet flotante ha sido confundido con el de tarima flotante o suelos laminados con instalación flotante.

¿Qué es una tarima?

La tarima es un tipo de parquet macizo con un grosor, largo y ancho superior respecto a las tablillas. Las piezas pueden tener largos de 30 a 200 cm, y anchos de entre 5/6 hasta 14,15 cm, dependiendo del tipo de madera y demandas del cliente.

El sistema de colocación más frecuente para este tipo de pavimento es el sistema machihembrado y clavado sobre rastreles, aunque muchas instalaciones pueden encolarse ya al suelo directamente sin la necesidad de dejar una cámara bajo el pavimento. La sensación que aporta en la pisada la instalación de una tarima encolada es mucho más agradable para el usuario, teniendo en cuenta además la garantía extra que ofrece de tener un suelo para toda la vida.

¿Qué es el suelo laminado?

El suelo laminado es un tipo de pavimento sintético conformado por una capa de fibras de madera de alta densidad (HDF) o capa de fibra de densidad media (MDF), un tipo de capa intermedia que juega un rol muy importante en la calidad del laminado. La capa superior la compone unas resinas, en su gran mayoría de composición de óxido de aluminio, que antes de adherirse al revestimiento decorativo recuerdan a un papel de “calcar” prácticamente transparente que va fijado mediante un proceso de fabricación muy complejo a otro papel, que sería el que vemos, que imita la forma, el color y el diseño de la madera. Aunque esta capa superior transparente es altamente resistente al desgaste, a la exposición solar, a golpes o arañazos; el suelo laminado no puede ser lijado ni acuchillado una vez se ha deteriorado.

La instalación flotante del suelo laminado es la opción de colocación más económica y cómoda tanto para el instalador como para el usuario. Su instalación se hace directamente sobre el pavimento existente sin la necesidad de retirar el pavimento antiguo. Además la parte exterior de este suelo laminado no permite que las manchas se adhieran a la superficie, con lo que su limpieza se vuelve más sencilla que en cualquier otro tipo de pavimento.

En definitiva se trata de un sistema muy estable apto para ser colocado en cualquier espacio que este nivelado y limpio. El sistema tipo click con el que son fabricadas las placas oscilan entre 7 y 12 mm de grosor, de 140 a 240 mm de ancho y de 1.200 a 2.400 mm de largo. El suelo laminado permite que su instalación sea sencilla incluso para ser llevada a cabo por usuarios no profesionales.

¿Necesitas más información para llevar a cabo tu proyecto? No dudes en ponerte en contacto con Parquet Llano y disfrutar de nuestra asesoría técnica individualizada. Queremos ayudarte a hacer posible tu diseño ideal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar